• 1 paquete de tallarines
  • 6 jitomates grandes y rojos
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de perejil finamente picado
  • 3 cucharadas de aceite
  • 1 hoja de laurel
  • Sal
  • 1 chorizo grande y bastante seco
  • 100 g de queso Asadero rallado o de cualquier otro tipo de queso que gratine

1. Lave los jitomates y córtelos en pedazos pequeños, así como la mitad de la cebolla.

2. Licue juntos el jitomate, la cebolla y el ajo con 1/4 de taza de ajo.

3. Ponga a calentar en un sartén 2 cucharadas de aceite y fría lo licuado, más el perejil, hasta que el aceite se separe.

4. Añádale entonces a la salsa 1/4 de taza de agua caliente.

5. Ponga a cocer los tallarines en una olla grande con 2 litros de agua, 1 cucharada de aceite, un pedazo de cebolla, 1 diente de ajo, la hoja de laurel y 1 cucharadita de sal.

6. Cuando estén cocidos «al dente» (es decir, cuando se puede partir con las uñas un tallarín que todavía parece estar duro) sáquelos y échelos en un molde enmantequillado.

7. Quítele la piel al chorizo y córtelo en rodajas, y revuelva éstas con el tallarín.

8. Écheles la salsa a los tallarines, revuélvalos bien y cúbralos con el queso rallado.

9. Hornéelos unos 10 minutos, a una temperatura de 200° C (390° F) hasta que el queso se haya derretido y empiece a dorarse.