• 2 poros de tamaño mediano
  • 3 papas blancas de tamaño mediano
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 1 1/2 latas de leche evaporada
  • 1 1/2 latas de agua
  • 2 cucharadas de consomé de pollo granulado
  • Una pizca de pimienta blanca molida
  • Sal

1. Pele las papas y córtelas en cuadritos de unos 2 cm de lado.

2. Lave los poros bajo el chorro del agua fría, sacúdalos para quitarles el agua y córteles la parte verde de las hojas y el disco duro de donde salen las raíces.

3. Córte los poros en rebanadas de 1/2 cm de grueso.

4. Ponga a derretir en una cacerola la mantequilla y sofría los poros sin que lleguen a dorarse. Écheles la leche evaporada, la misma cantidad de agua y el consomé de pollo.

5. Cuando comience a hervir, baje el fuego y deje que los poros se cuezan lentamente unos 10 minutos antes de agregarles las papas, la sal y la pimienta al gusto.

6. Cuando las papas estén casi deshechas, la sopa estará lista.