• 250 g de tocino
  • 2 peras
  • 500 g de macarrón
  • 250 g de queso asadero o manchego rallado
  • 85 g de blue cheese desmoronado
  • 1/4 de taza de harina
  • 2 tazas de leche
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite

1. Precaliente el horno a 180° C (350° F)

2. Lave las peras y la cebolla. Reserve.

3. En una olla con suficiente agua, ponga a cocer los macarrones al dente. Reserve.

4. Rebane la cebolla y reserve.

5. En un sartén ponga a calentar aceite y fría la cebolla, sazónela con sal y pimienta.

6. Deje que la cebolla se caramelice a fuego lento por 30 minutos, revolviendo ocasionalmente.

7. Mientras se carameliza la cebolla, parta las peras en cubitos. Reserve.

8. Cuando falten 8 minutos para que sean los 30 minutos de caramelización de la cebolla, agregue los cubitos de pera al sartén y revuelva.

9. Pique el tocino en cuadritos y póngalo a freí en un sartén, añada un poco de aceite si es necesario, escurra la grasa y reserve.

9. Mezcle en un tazón chico, la leche, la harina, la sal y la pimienta.

10. Cuele el macarrón y regréselo a la olla, añada la mezcla de leche y la mantequilla. Deje que se sazone y reduzca un poco el líquido.

11. Ponga sobre el macarrón, el tocino frito, el queso rallado y el blue cheese desmoronado.

12. Revuelva todo y espere a que los quesos se fundan. Apague el fuego y sirva.