• 1 1/2 tazas de arroz
  • 1/2 taza de aceite
  • 2 jitomates grandes, muy rojos
  • 1/4 de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de consomé de pollo granulado
  • 1/2 taza de ejotes
  • 1/2 taza de chícharos desgranados
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 3 zanahorias
  • 3 calabacitas

1. Lave el arroz con agua muy caliente y déjelo escurrir en un colador mientras calienta el aceite en una cacerola. Cuando el aceite esté muy caliente, échele el arroz y deje que se fría sin moverlo.

2. Corte los jitomates y la cebolla en pedazos pequeños y lícuelos junto con los ajos. Cuele este licuado y reserve.

3. Pele las zanahorias y córtelas en cuadritos; rebane los ejotes y los pimientos; corte en cuadritos las calabacitas.

4. En una olla aparte ponga a cocer los ejotes y chícharos hasta que estén blandos.

5. Cuando el arroz se haya frito (lo que se reconoce porque los granos se separan en cuanto los movemos con una cuchara) escúrrale todo el aceite que pueda y vuelva a ponerlo al fuego.

6. En ese momento, incorpore al arroz los pimientos rebanados (en tiras) y las zanahorias, y deje que se sancochen unos 3 minutos, moviendo de vez en cuando.

7. Agregue ahora el recaudo (licuado de jitomate, ajo y cebolla) y deje que se fría unos 5 minutos, moviendo de vez en cuando.

8. Después de los 5 minutos, añádale 4 1/2 tazas de agua caliente, el consomé y las calabacitas. Tape la cacerola y deje cocer el arroz hasta que se absorba todo el caldo y los granos estén cocidos, pero no deshechos.

9. Unos minutos antes de que el arroz esté a punto, agréguele los ejotes y los chícharos escurridos. Mueva un poco el arroz para que se mezclen con él todas las verduras.

10. Puede acompañarlo de huevos estrellados.