• 2 Aguacates grandes y maduros.
  • Zumo de 1 lima o al gusto.
  • 2 Cucharadas de aceite de oliva.
  • Media cebolla.
  • 1 Chile poblano verde fresco sin semillas y picado.
  • 1 Diente de ajo majado.
  • Comino al gusto.
  • 1 Cucharada de cilantro picado.
  • Sal y pimienta.

Cortar los aguacates por la mitad y a lo largo y retirar los huesos.

Pelar el aguacate, cortar la pulpa en trozos pequeños y ponerla en un recipiente de vidrio y agregar el zumo y el aceite.

Machacar los aguacates con un tenedor grande o si se prefiere use licuadora o batidora, si son machacados se puede hacer hasta tener el punto deseado, en utensilios de licuado, hacerlo a la menor velocidad posible.

Después agregar la cebolla, el chile, ajo, cilantro y el comino.

Salpimentar al gusto.

Poner el guacamole en otro recipiente o sírvalo directamente al plato, esto debe hacerse de manera inmediata para que no se oxide y pierda color, si lo desea, agregue más cilantro.

Puede usarse como botana acompañado de tostadas horneadas.