• 800 g de falda de puerco cortada en trozos medianos
  • 800 g de costillitas de puerco cortadas en pedazos medianos
  • 1 kg de maíz cacahuatzintle, remojado y descabezado
  • 3 cebollas
  • 10 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de coriandro (semillas de cilantro)
  • Para la guarnición:
  • 1/2 taza de orégano seco, desmenuzado
  • 1/4 de taza de chile piquín molido
  • 1 cebolla mediana finamente picada
  • 12 rabanitos
  • 6 limones agrios
  • 1/2 lechuga romanita
  • 18 tostadas
  • 1/4 de taza de crema espesa

1. En una olla bastante grande ponga a hervir 4 litros de agua con 3 cucharaditas de sal.

2. Mientras el agua comienza a hervir, licue juntos los ajos, las cebollas y el coriandro.

3. Eche al agua lo licuado y la carne de puerco (falda y costillitas) cortada en pedazos medianos.

4. Escurra el maíz cacahuatzintle en el colador de verduras y enjuáguelo muy bien con un poco de agua fría.

5. Déjelo escurrir y revise los granos para descabezar los que no lo estuvieran.

6. Agregue el maíz a la olla donde está cociéndose la carne de puerco. Deje que el pozole blanco se cueza lentamente a fuego bajo durante por lo menos, un par de horas, o hasta que la carne y los granos de maíz estén muy tiernos.

7. Prepare la guarnición de la siguiente manera: en un platito hondo ponga el chile piquín. Pique finamente la cebolla y pásela a otro platoncito hondo. Lave los rábanos perfectamente y rebánelos; colóquelos en otro platoncito hondo.

8. Lave rápidamente los limones con agua fría, córtelos en cuartos y póngalos en otro platoncito. Rebane muy finamente la lechuga, lávela con agua fría y pásela a un colador y póngala a desinfectar siguiendo las instrucciones de su producto. Sáquela, déjela escurrir y pásela a un platón.

9. Por último, unte las tostadas con una cucharada de crema y acomódelas en un platón, cuidando que no se rompan y justo al momento de servir el pozole.

10. Lleve el pozole a la meza muy caliente, servido en una sopera grande rodeada de los platitos con la guarnición.