• 3/4 de kg de filete de puerco en trozos
  • 1/4 de kg de pasta de pipián colorado
  • 1/2 taza de aceite
  • 1 jitomate grande, muy rojo
  • 1/4 de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 12 chilacayotes tiernos

1. Ponga a cocer la carne en la olla de presión con 2 tazas de agua y sal, durante 25 minutos.

2. Licue juntos el jitomate cortado en trozos, la cebolla y el ajo.

3. Caliente el aceite en un sartén y fría la pasta de pipián durante 6 o 7 minutos, moviéndola continuamente.

4. Al cabo de ese tiempo eche al sartén lo licuado y, sin dejar de revolver, deje que la mezcla se fría y sazone durante unos 10 minutos más. Cuele la mezcla a una cacerola.

5. Enfríe la olla de presión bajo el chorro del agua fría, ábrala, pase la carne a un plato y añada el caldo a la mezcla de pipián.

6. Eche al pipián los chilacayotes, lavados y cortados en cuatro pedazos. Deje que se cuezan a fuego bajo hasta que estén blandos, pero no deshechos (unos 15 minutos).

7. Añada después la carne al pipián y deje que se caliente unos 5 minutos. Pase el pipián a un platón hondo y llévelo a la mesa acompañado de tortillas muy calientes.