• 1 kg de frijol bien cocido
  • 1/4 de kg de tocino
  • 1/4 de kg de chorizo
  • 1/4 de kg de jamón de pierna picadito
  • 2/3 de taza de cebolla blanca rallada
  • 1 lata pequeña de chiles chipotles adobados, sin semilla
  • 1/4 de kg de queso Chihuahua rallado
  • Manteca de puerco, la necesaria
  • Sal, opcional

1. Muela en la licuadora, los frijoles cocidos y reserve

2. Fría en una cazuela de barro (o sartén) el tocino, ya que esté doradito, agregue el chorizo y cebolla.

3. Añada a la cazuela el chile, desbarantándolo con la cuchara y agregue los frijoles molidos.

4. En una cacerola mediana ponga a calentar la manteca de puerco.

5. Vaya aregando cucharadas de manteca a la cazuela donde están friéndose los frijoles, según lo vaya necesitando. Pruebe de sal y rectifique sazón, si es necesario.

6. Cuando vea que los frijoles se empiezan a secar y estén soltando un poco la grasa, póngales el jamón picadito y el queso, revuelva bien.

7. Acompañe con totopos.