• 2 kilos de costilla de puerco en trocitos
  • 1 kilo de falda de puerco en trocitos (aldilla)
  • 8 chiles anchos sin semillas y remojados previamente por al menos una hora
  • 1 cebolla
  • 1/2 cabeza de ajo
  • 1 manojito de hierbas de olor
  • Orégano desmenuzado
  • Comino molido
  • Manteca de puerco
  • Sal

1. Se remojan los chiles anchos, limpios y desvenados, por al menos una hora.

2. Se pone a cocer la carne con sal, 1/2 cebolla, 2 dientes de ajo, y hierbas de olor al gusto, en agua suficiente a cubrirla y que quede perfectamente cocida.

3. Ya cocida se le quita el caldo y se reserva porque lo utilizará más adelante, retire los huesos de la costilla, dejando solamente carne sin gordos.

4. Se retiran también ajos y cebolla.

5. La carne se aplasta con el machacador de frijoles y se reserva.

6. Se muelen los chiles, con la mitad de la cebolla restante, 6 ajos, sal, y el caldo en el que se coció la carne.

7. Se cuela el chile molido.

8. En una cacerola ponga un poquito de manteca y fría el chile molido, vaciar en la cacerola con el chile la carne aplastada que tiene reservada. Si le falta grasa se pone un poco más de manteca.

9. Deje sazonar mientras revuelva bien la carne y el chile, pruebe de sal, agregue el orégano al gusto y un poco de cominos molidos, poniendo a sazonar por 5 minutos más.