• 3 bolillos
  • 1/2 taza de leche
  • 1 1/2 piloncillos
  • 1 raja de canela
  • 1 vasito tequilero de ron
  • 1/3 de taza de cacahuates tostados
  • 1/2 taza de pasitas
  • 1/2 taza de queso añejo desmoronado
  • 1/2 taza de aceite

1. Ponga a cocer a fuego medio los piloncillos y la canela en 2 tazas de agua.

2. Una vez que se hayan deshecho los piloncillos, apague el fuego y retire la canela de la miel que se formó. Agregue el ron.

3. Corte y deseche los extremos de los bolillos; corte los bolillos en rebanadas de 1 cm de grueso. Extienda las rebanadas en una charola y salpíquelas con la leche.

4. En un sartén ponga a calentar el aceite y, cuando esté muy caliente, dore las rebanadas de pan; colóquelas sobre papel absorbente.

5. Pase las rebanadas de pan a una dulcera y agrégueles la miel de piloncillo, los cacahuates, las pasitas y el queso desmoronado. Deje que la capirotada repose por lo menos unos 15 minutos.