• 4 manzanas grandes (Starking o Roman)
  • 350 g de pasta de hojaldre
  • 3 cucharadas de azúcar (o de miel de maple)
  • 1 cucharadita de mantequilla

1. Engrase con la mantequilla un molde rectangular de metal de unos 30 x 20 cm, de paredes bajas.

2. Estire la masa con el rodillo hasta formar un rectángulo de 40 x 30 cm.

3. Forre el molde con la pasta y recorte con un cuchillo la pasta que sobresalga.

4. Precaliente el horno a 200° C (390 F°)

5. Pele las manzanas, quíteles el corazón y después rebánelas en rodajas de unos 3 cm de grueso.

6. Corte cada rodaja en dos semicírculos. Coloque las mitades de rodajas en hileras de tal modo que cada media rodaja quede un poco encimada sobre la anterior.

7. Cubra así toda la pasta. Espolvoree el azúcar en las manzanas, o bien viértales la miel de maple, distribuyéndola perfectamente.

8. Meta en la rejilla del centro del horno, el molde con la tarta. Deje que la tarta se hornee durante 20 minutos.

9. Sáquela y déjela enfriar en el molde.