• 1/2 kg de fresas muy rojas
  • 1 lata de leche condensada
  • 1/4 de lata de leche evaporada

1. Lave y desinfecte las fresas. Sáquelas y quíteles el rabito a todas, menos a las 6 fresas más bonitas, apártelas.

2. Licue las fresas (salvo las que apartó) con la leche evaporada y la leche condensada.

3. Distribuya lo licuado en 6 copas y adorne cada una con una fresa.

4. Meta las copas en el refrigerador para que se enfríe el postre.