• 1/2 taza de cajeta quemada
  • 50 g de nueces muy finamente picadas
  • 12 galletas marías

1. Ponga la cajeta en un tazón pequeño y agréguele las nueces picadas, revolviendo la mezcla.

2. Coloque en un platón chico las 12 galletas y cúbralas generosamente con la mezcla de cajeta y nuez.