• 1 lata de leche condensada
  • 1/2 taza de leche evaporada
  • 4 huevos
  • 1 queso doble crema, grande
  • 40 galletas marías
  • 1 1/2 barritas de mantequilla

1. Licue juntos la leche condensada, la leche evaporada, los huevos y el queso doble crema. Reserve.

2. Pulverice las galletas en seco, ya sea en su procesador de alimentos, en la licuadora por tandas de pocas galletas a la vez o sobre una superficie limpia y seca, con un rodillo o con una botella (a modo de rodilo)llena de agua para que pese.

3. Ponga las galletas molidas en un tazón y reserve.

4. Derrita la mantequilla a baño María y agréguela al tazón de las galletas; revuelva bien hasta que se forme una mezcla de textura arenosa.

5. Vacía la mezcla de galletas en un molde para pay de unos 20 cm de diámetro y un poco más profundo de lo que suelen ser estos moldes.

6. Con las puntas de los dedos distribuya uniformemente la pasta de galletas y apriétela contra el fondo y las paredes del molde. En el molde así forrado vierta la mezcla licuada hasta llenarlo.

7. Prenda el horno a 150° C (300° F); deje que se caliente unos 5 minutos y meta en el el pay.

8. Deje que se hornee durante unos 25 minutos, sáquelo del horno y deje que se enfríe. Llévelo a la mesa en el molde en que se horneó.