• 1 kg de duraznos maduros
  • 1/2 kg de pasta de hojaldre
  • 1 paquete de flan de vainilla
  • 3/4 taza de azúcar

1. Caliente previamente el horno a 150° C (300° F).

2. En una cacerola mediana ponga a hervir 5 tazas de agua. Cuando el agua esté hirviendo, eche los duraznos; deje que hiervan unos 3 minutos, sáquelos e inmediatamente póngalos a enfriar en otra cacerola bajo el chorro del agua fría.

3. Pélelos y después córtelos en gajos, separándolos del hueso.

4. Ponga unas 2 cucharadas de harina en la mesa donde va a estirar la pasta. Divida ésta en dos partes; estire una de ellas hasta formar un círculo de unos 20 cm de diámetro y forre con ella un molde de pay de 18 cm de diámetro.

5. Espolvoree el fondo de la pasta con el contenido del paquete de flan; distribuya allí los pedazos de durazno y écheles encima el azúcar.

6. Estire ahora la otra parte de la pasta de hojaldre, exactamente como lo hizo con la primera, y cubra con ella el molde.

7. Moje con agua la cara interior de las dos orillas de pasta y únalas.

8. Con un cuchillo corte el sobrante de la pasta y marque el borde del pay con los dientes de un tenedor.

9. Por último, barnice el pay con un pincel y un poquito de leche o huevo batido.

10. Hornee el pay durante unos 30 minutos. Frío o caliente, sabrá igualmente delicioso.