• 30 galletas marías
  • 1 taza de vermut rojo
  • 2 cajas de budín de vainilla
  • 4 tazas de leche
  • 1/4 de litro de crema espesa
  • 1/2 taza de nueces picadas
  • 1/2 taza de pasas

1. Ponga a hervir en una cacerola mediana 3 tazas de leche.

2. En la cuarta taza de leche deshaga el contenido de la caja de budín.

3. Cuando la leche de la cacerola empiece a hervir agréguele el budín desleído en el resto de la leche.

4. Revuelva continuamente la mezcla hasta que espese.

5. Aparte la cacerola del fuego.

6. Eche el vermut en un plato sopero y coloque a su lado un molde cuadrado de vidrio refractario.

7. Moje una galleta en vermut y colóquela en una esquina del molde; vaya remojando así, de una en una, las galletas necesarias para cubrir el fondo del molde.

8. Las galletas deben pasarse rápidamente por el vermut, para que no se deshagan.

9. Una vez que se haya cubierto el fondo del molde con las galletas, cubra éstas con la mitad del budín.

10. Después eche sobre el budín la mitad de la crema y, encima, la mitad de las nueces picadas y de las pasas.

11. Repita el procedimiento y meta el molde en el refrigerador hasta el momento de llevarlo a la mesa.