• 3 melones pequeños y maduritos
  • 3/4 de taza de queso cottage
  • 5 cucharadas de azúcar (puede usar algún sustituto de azúcar)

1. Lave los melones, séquelos y córteles un pedazo de corteza en cada extremo.

2. Córtelos luego por la mitad y quíteles las semillas.

3. Acomode cada mitad en un plato de postre.

4. En un tazón revuelva el queso con el azúcar. Rellene los melones con esta mezcla hasta que queden copeteados y adorne con una hojita de menta o hierbabuena.