• 6 manzanas starking de buen tamaño
  • El jugo de 1 limón
  • 1/4 de barrita de mantequilla
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1/4 de litro de crema espesa

1. Pele las manzanas, quíteles el corazón y córtelas en cuartos. Para que no se ennegrezcan, meta los pedazos de manzana en agua con jugo de limón.

2. A fuego bajo, derrita la mantequilla en una cacerola y échele los cuartos de manzana.

3. Tape la cacerola y deje que la manzana se cueza lentamente. Cuando vea que está blanda, agréguele el azúcar, revuelva con cuidado los pedazos de manzana para que no se deshagan y vuelva a tapar la cacerola.

4. Deje que las manzanas se cuezan con el azúcar unos 3 minutos más, hasta que el azúcar se disuelva.

5. Pase las manzanas a una dulcera y cuando estén casi frías, écheles la crema por encima.