• 5 cucharadas de grenetina
  • 2 latas de leche evaporada
  • 400 g de azúcar
  • 1 raja de canela de buena calidad
  • 2 tazas de pulpa de mamey
  • 1/4 de l de crema

1. En un recipiente de vidrio ponga una taza y media de agua fría y deslíe la grenetina para que se hidrate.

2. Ponga la leche evaporada en una cacerola al fuego con 1 litro de agua.

3. Añada el azúcar y la canela, cuando suelte el hervor, retire la canela e incorpore la grenetina desleída, sin dejar de revolver.

4. Mezcle hasta que se disuelva y retire del fuego de inmediato. Dejando enfriar un poco.

5. Ponga en la licuadora la leche tibia con el mamey y la crema, licuando hasta obtener una crema suave.

6. Vierta en copas (o en molde de su preferencia) y refrigere hasta que cuaje. Decore al gusto.