• 2 sobres de gelatina sin sabor
  • 4 1/2 tazas de agua
  • 3 cucharadas de café instantáneo
  • 1 1/2 tazas de azúcar
  • 1 taza de rompope

1. Remoje la gelatina de los sobres en 1 taza de agua fría.

2. Ponga a hervir en una cacerolita las 3 1/2 tazas de agua restantes y el azúcar.

3. Cuando el agua empiece a hervir y se haya disuelto el azúcar, agregue la gelatina remojada; apague el fuego y revuelva la mezcla hasta que se disuelva toda la gelatina.

4. Añada entonces el café instantáneo, revuelva bien, eche la gelatina en un molde rectangular y espere a que se enfríe un poco.

5. Meta el molde en el refrigerador o en el congelador y, cuando la gelatina esté cuajada, córtela en cuadritos con un cuchillo.

6. Distribuya los cuadritos de gelatina en 6 copas y báñelos con rompope.