• 1/4 de kg de pasta de hojaldre (la encuentra en panaderías y supermercados)
  • 2 cucharadas de leche
  • Mermelada de cualquier fruta

1. Engrase con mantequilla o con aceite comestible una charola o lámina para hornear galletas. Caliente previamente el horno a 250° C (480° F) de temperatura.

2. Extienda la pasta de hojaldre con el rodillo hasta que tenga 2 mm de grueso, y recorte en ella, con un cortador de galletas grandecito o con uno especial para bisquets, todos los círculos que pueda. Reúna los recortes de la pasta que le hayan quedado y vuelva a repetir la operación hasta que haya utilizado toda la pasta.

3. Coloque los círculos en la charola engrasada, dejando entre ellos unos 2 cm. Después, con un pincel de cocina, barnícelos con un poco de leche y póngales en el centro 1/2 cucharadita de mermelada.

4. Meta la charola en el horno y deje que las galletas rústicas se horneen durante unos 20 minutos.

5. Sáquelas, colóquelas en un canastito forrado con una servilleta y llévelas a la mesa.