• 12 duraznos amarillos, grandes
  • 1/2 taza de agua
  • 1 taza de azúcar
  • 3/4 de taza de jerez dulce

1. Lave, seque y pele los duraznos.

2. Ponga en una cacerola el agua, el azúcar y los duraznos, y deje que éstos se cuezan a fuego medio y tapados durante 20 minutos. Apague el fuego.

3. Añada el vino, mezcle suavemente con el almíbar y pase el postre a una dulcera.