• 3 pechugas de pollo, grandes
  • 3 plátanos Tabasco
  • 4 tazas de yogur natural
  • 3 cubitos de consomé de pollo
  • El jugo de 2 limones
  • 3 cucharaditas de curry en polvo

1. Limpie las pechugas con un trapo limpio y húmedo.

2. Ponga a calentar en una cacerolita 4 tazas de agua, los cubitos de consomé y el jugo de 1 limón.

3. Cuando el caldo empiece a hervir, eche en él las pechugas y espere a que empiece a hervir de nuevo; entonces baje un poco el fuego y deje que las pechugas se cuezan a fuego bajo unos 20 minutos.

4. Mientras tanto, licue los plátanos con el yogur, el jugo de 1/2 limón y el curry.

5. Ponga a calentar la salsa de curry a baño María. Revuelva de vez en cuando.

6. Al cabo de los 20 minutos, saque las pechugas del caldo, deje que se enfríen un poco y córtelas en rebanadas. Coloque las rebanadas en un platón.

7. Pruebe la salsa de curry que tiene a baño María y rectifique la cantidad de sal. Bañe con la salsa las pechugas y llévelas de inmediato a la mesa.