• 6 muslos de pollo grandes
  • 3 manojos de cebollitas de Cambray
  • 1/4 de taza de aceite
  • 1/4 de cucharadita de tomillo
  • 1/4 de cucharadita de romero
  • 1/4 de cucharadita de orégano
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida
  • 1 1/2 tazas de vino blanco, seco
  • Sal

1. Lave el pollo con agua fría y séquelo.

2. Ponga a calentar el aceite en la olla de presión y dore ligeramente las piezas de pollo.

3. Mientras éstas se doran, lave las cebollitas de Cambray con todo y rabos.

4. Separe las cebollitas de los rabos y rebane éstos finamente.

5. Una vez dorados los muslos, sáquelos de la olla y apártelos. Quite de la olla de presión la mitad del aceite y en el que quede sancoche las cebollitas y sus rabos picaditos.

6. Agrégueles las hierbas de olor y la pimienta y, a continuación, el vino blanco y sal al gusto.

7. Tape la olla de presión y deje que el guiso se cueza unos 20 minutos.

8. Enfríe la olla de presión bajo el chorro del agua fría, destápela y pase el pollo, a un platón hondo y llévelo a la mesa.