• 1 pollo grande y tierno
  • 1/2 pastilla de achiote
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de sal
  • 5 cucharadas de aceite
  • 1 vaso de jugo de naranja

1. Limpie el pollo perfectamente, con agua, por dentro y por fuera. Puede dejarlo previamente sumergido en agua con sal para que suelte más fácilmente la grasa. Retire las plumas y séquelo.

2. Ponga en pollo en un molde para hornear medianamente alto, para que contenga los líquidos. Reserve.

3. En el molcajete muela el achiote con los ajos, la pimienta y la sal; agregue luego el aceite y unas 2 cucharadas de jugo de naranja. Forme una pasta.

4. Unte el pollito con la pasta por dentro y por fuera. Añada el resto del jugo de naranja a la pastita que quedó en el molcajete y resérvelo.

5. Con un cordón o hilo, ate los extremos de las patas juntándolas una a la otra y con la colita; voltee hacia atrás el extremo de las alas. Prenda el horno a 200° C (390° F) para que se caliente durante 10 minutos.

6. Meta el pollo al horno por 35 minutos, cada 15 minutos aproximadamente, bañe el pollo con la salsita que apartó en el molcajete.

7. Sirva recién salido del horno.