• 6 muslos grandes de pollo
  • 1 barra de pasta de achiote
  • 2 dientes de ajo grandes
  • 1 taza de jugo de naranja
  • El jugo de 1 limón agrio
  • 1 cucharada de consomé de pollo granulado
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 3 cucharadas de aceite

1. Lave los muslos bajo el chorro del agua fría y séquelos con un trapo limpio. Resérvelos.

2. Engrase con un poco de aceite un molde cuadrado de vidrio refractario.

3. Haga el jugo de naranja y añádale el de limón. Reserve.

4. Prenda el horno a 150° C (300° F)

5. En el molcajete, o en un mortero, muela los dientes de ajo con la sal; agrégueles la pastilla de achiote cortada en pedacitos y un poco de la mezcla de jugo de naranja y limón; muela hasta que todo esté bien deshecho y mezclado.

6. Añada el consomé de pollo granulado y la mitad de lo que quede del jugo de naranja; mezcle todo muy bien.

7. Pase los muslos de pollo por el achiote, uno por uno, y colóquelos en el molde engrasado.

8. Eche en el molcajete el resto de la mezcla de jugos, revuelva bien para recoger todo el achiote y eche esta salsa en el molde donde están los muslos.

9. Meta el molde en el horno y deje que los muslos se cuezan durante, por lo menos, unos 40 minutos.

10. Al cabo de ese tiempo, abra el horno y pique un muslo para ver si está bien cocido: si no le sale jugo, ya está listo.