• Para el pollo:
  • 1 cucharada de aceite de oliva donde se conservan los tomates deshidratados
  • 4 mitades de pechugas deshuesadas y sin piel
  • Sal y pimienta al gusto
  • Para el aderezo:
  • 1/3 taza del aceite de oliva donde se conservan los tomates deshidratados
  • 1 diente de ajo triturado (o finamente picado)
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico
  • 1 echalote picado
  • ½ taza de tomates deshidratados, escurridos y rebanados
  • ½ taza de albahaca picada
  • Sal y pimienta al gusto
  • Para la ensalada
  • 12 onzas de espinacas baby, si usa espinaca más grande puede trocearla.
  • 2 aguacates finamente rebanados.

1. Lave y seque las pechugas, salpimentándolas al gusto.

2. Caliente una cucharada de aceite de oliva en un sartén grande a fuego medio.

3. Ponga las pechugas en el sartén y cocínelas durante 12 minutos aproximadamente, dando vueltas.

4. Déjelas reposar y enfriar.

5. Córtelas en tiras y colóquelas en un recipiente y reserve.

6. Mezcle el ajo y el vinagre balsámico con un poco de sal y pimienta.

7. Lentamente añada la mezcla anterior al aceite de oliva, agregue el echalote, los tomates deshidratados y la albahaca.

8. Vierta un cuarto de taza del aderezo sobre las tiras de pollo.

9. Bañe las espinacas con el aderezo restante y repártalas en cuatro platos.

10. Encima coloque el pollo y las rebanadas de aguacate.