• 6 ruedas de robalo de medio dedo de grueso
  • El jugo de 1/2 limón
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 huevo
  • 1 taza de pan molido
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 3 cucharadas de aceite

1. Lave rápidamente las ruedas de robalo con agua fría, séquelas y únteles el jugo de limón.

2. Bata el huevo en un tazón.

3. Ponga la harina en un plato extendido y revuélvala con la sal y la pimienta; en otro plato ponga el pan molido.

4. Pase la primera rueda de robalo por la harina, luego por el huevo y después por el pan molido; empanice del mismo modo las ruedas de robalo restantes.

5. Caliente en dos sartenes grandes el aceite (la mitad en cada uno) y fría en ellos, a fuego medio, las ruedas de robalo.

6. Primero por un lado hasta que esté dorado el pan molido, y luego por el otro.

7. Pase las ruedas de pescado a un platón extendido y sírvalas.