• 6 filetes de robalo o huachinango
  • 1/4 de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 pimienta gorda
  • 2 cucharadas de aceite
  • Sal
  • Para la salsa:
  • 1/2 cebolla finamente picada
  • 2 cucharadas de perejil finamente picado
  • 3/4 de taza de mayonesa
  • 20 alcaparras
  • 2 cucharadas de crema espesa
  • Para la guarnición:
  • 1/2 lechuga romanita o italiana
  • 2 jitomates, rojos y firmes
  • 1 aguacate Hass mediano
  • Sal
  • 2 cucharadas de mayonesa

1. Ponga a cocer en una cacerola 2 tazas de agua con la cebolla, el ajo, el laurel, la pimienta gorda, el aceite y 1/2 cucharadita de sal.

2. Cuando el agua empiece a hervir, baje un poco el fuego y eche los filetes de pescado, de uno en uno; deje que se cuezan durante unos 10 minutos, con la cacerola tapada y a fuego bajo.

3. Aparte la cacerola del fuego, deje que los filetes se enfríen un poco, sáquelos del agua en que se cocieron y desmenúcelos, póngalos en el refrigerador.

4. Lave y desinfecte la lechuga según las instrucciones de su producto.

5. Mientras se desinfecta la lechuga, pele los jitomates remojándolos en agua hirviendo durante 1 minuto; córtelos en gajos. Pele el aguacate y córtelo también en gajos. Reserve.

6. Al tiempo, saque las hojas de lechuga, sacudiéndoles el exceso de agua en un colador de verduras, trocee la lechuga y reserve.

7. Pique finamente la media cebolla, lave el perejil y píquelo también finamente; corte las alcaparras por la mitad.

8. Mezcle 1/2 taza de mayonesa con la crema y añada a la mezcla la cebolla, el perejil y las alcaparras. Revuelva la salsa tártara con el pescado desmenuzado y agregue sal al gusto.

9. Coloque el pescado en el centro de un platón formando un cerrito. Alrededor del pescado disponga la lechuga y encima de esta los gajos de jitomate; por último, coloque un gajo de aguacate entre cada par de gajos de jitomate.

10. Ponga sobre cada gajo de aguacate 1 cucharadita de la mayonesa que quedó.