• 6 filetes de huachinango o robalo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 diente de ajo
  • Un pedazo de cebolla
  • Sal
  • 7 cucharadas de mantequilla
  • 6 cucharadas rasas de harina
  • 6 cucharadas rasas de polvo de curry
  • 3 tazas de leche

1. Ponga a derretir la mantequilla en un sartén y dore en ella, ligeramente, la harina mezclada con el polvo de curry.

2. Agregue entonces la leche, poco a poco y sin dejar de revolver, hasta obtener una salsa de consistencia algo más espesa que la de un atole.

3. Aparte la salsa del fuego y resérvela para utilizarla más adelante.

4. Lave el pescado con agua fría; échele unas cuantas gotas de limón y déjelo reposar unos 5 minutos.

5. Mientras tanto, ponga a hervir en una cacerola 1 taza de agua, la hoja de laurel, el diente de ajo, el pedazo de cebolla y un poco de sal.

6. Cuando empiece a hervir el agua baje el fuego y, cuando el agua apenas se estremezca, coloque en ella, con mucho cuidado, los filetes de pescado.

7. Déjelos cocer, sin tocarlos para que no se rompan, unos 5 o 6 minutos. También con mucho cuidado sáquelos del agua de cocción y colóquelos en un platón extendido.

8. Cúbralos con la salsa de curry muy caliente.