• 6 filetes de robalo o de mero fresco (puede usar un filete más económico como el basa)
  • El jugo de 1/2 limón, colado
  • 1 lata de crema de espárragos
  • 3/4 de taza de leche evaporada
  • 200 g de queso Chihuahua o asadero, rallado
  • 1/2 barrita de mantequilla

1. Lave los filetes con agua fría, póngalos en un tazón y expímales encima 1/2 limón; revuélvalos para que el limón bañe todos los filetes.

2. Mientras tanto, engrase un molde de vidrio refractario con un pedacito de mantequilla y reserve.

3. En un tazón mezcle perfectamente la crema de espárragos y la leche evaporada. Reserve.

4. Enrolle cada filete de pescado y vaya acomodándolo en el refractario que ya tiene engrasado con la mentequilla.

5. Viértales a los rollitos de pescado la mezcla de crema de espárragos y leche. Cubra con el queso rallado.

6. Caliente el horno a 250° C (480° F) y meta en él el pescado 20 minutos antes de servirlo. De manera opcional puede decorar con perejil finamente picado antes de servir.