• 6 sierritas o 6 chucumites (robalos pequeños) sin cabeza ni espina dorsal y abiertos en forma de mariposa
  • 2 chiles pasilla
  • 2 chiles guajillos
  • 5 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de orégano molido
  • 3 cucharadas de aceite

1. Precaliente el horno a 200° C (390° F)

2. Lave rápidamente los pescados bajo el chorro del agua fría y séquelos con un trapo limpio.

3. Abra los chiles pasilla y guajillo, y quíteles el rabo y las semillas.

4. Ponga a calentar aceite en un sartén y páselos por el aceite rápidamente para que no se quemen.

5. Páselos a una cacerolita o pocillo y póngalos a cocer con 1/2 taza de agua hasta que se ablanden.

6. Mientras se cuecen los chiles, muela en el molcajete (mortero de cocina) los dientes de ajo con la sal. Agregue después el orégano molido y 1 cucharada de aceite.

7. Cuando los chiles estén blandos, échelos en la licuadora con su agua de cocción y muélalos.

8. Agréguelos a la mezcla que tiene en el molcajete. Revuelva todos los ingredientes.

9. Engrase con aceite un molde rectangular de metal lo suficientemente grande para acomodar en él los 6 pescados sin encimarlos.

10. Unte los pescados por todos lados con el adobo y colóquelos en el molde.

11. Meta los pescados al horno durante unos 15 o 20 minutos, según el tamaño.

12. Sáquelos del horno y sirva.