• 6 mojarras de tamaño mediano
  • El jugo de 3 limones de buen tamaño
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida
  • Sal
  • 3 cucharadas de harina
  • 1/2 taza de aceite

1. Asegúrese de que las mojarras ya no tengan escamas. Si les quedan algunas, despréndalas con el canto sin filo de un cuchillo de cocina.

2. Después lávelas perfectamente con agua fría por dentro y por fuera. Una vez lavadas, úntelas por dentro y por fuera con el jugo de limón y espolvoréeles la sal y la pimienta.

3. Enharínelas y ponga a calentar dos sartenes, en los que quepan perfectamente las mojarras, repartiendo el aceite entre los dos sartenes.

4. Fría las mojarras a fuego medio hasta que queden doradas por fuera y la carne se desprenda fácilmente de las espinas, lo que puede comprobar con un tenedor.

5. Sírvalas en un platón con rodajas de limón, en cuanto las saque del sartén.