• 6 filetes de huachinango
  • El jugo de 1/2 limón
  • 6 jitomates grande y maduros
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 3 chiles poblanos grandes, lisos y de color verde muy oscuro
  • 6 cucharadas de aceite
  • 6 alcaparras picadas
  • 12 aceitunas deshuesadas
  • 2 cucharadas de consomé de pollo granulado
  • Sal

1. Enjuague rápidamente los filetes de pescado con agua fría y póngales unas cuantas gotas de jugo de limón.

2. Ponga a calentar a fuego alto unas 4 tazas de agua en una cacerolita honda; cuando el agua rompa a hervir, eche en ella un jitomate, y al cabo de 1/2 minuto le da vuelta y lo deja otro 1/2 minuto en el agua hirviendo, lo saca y haga igual con todos los jitomates, pélelos y píquelos.

3. Corte la cebolla en rebanadas delgadas.

4. Ase los chiles poblanos en la flama directa de los quemadores de la estufa, volteándolos para que se asen por completo, ya que estén ennegrecidos, métalos en una bolsa de plástico y ciérrela bien para que suden, por un lapso de 10 minutos.

5. Pele y corte los chiles en tiras de unos 2 cm de ancho.

6. En una cacerola grande, ponga a calentar el aceite y sancoche la cebolla y las rajas de chie poblano. Una vez sancochados agregue el jitomate picado y deje que todo junto se sofría por 10 minutos, revolviendo de vez en cuando.

7. Agregue las alcaparras picadas y las aceitunas y, por último, los filetes de pescado, de uno en uno para que queden bañados en la salsa.

8. Deje que el guiso se cueza 10 minutos, apague el fuego y déjelo reposar otros 5 minutos. Pase el pescado a la veracruzana a un platón hondo y llévelo a la mesa.