• 1 manojo grande de manzanilla fresca, o 5 sobrecitos de manzanilla seca.
  • 3/4 taza de azúcar
  • Cubitos de hielo (opcional)

1. Ponga a calentar 4 tazas de agua en una cacerola.

2. Cuando empiece a hervir, agréguele la manzanilla (fresca o en bolsitas) y apague el fuego.

3. Deje que la infusión repose 1/2 hora antes de colarla a una jarra, endulzarla y agregarle agua hasta completar 2 litros de té.

4. Guarde la jarra en el refrigerador (o en el congelador) hasta el momento de llevar el té helado a la mesa.