• 1/2 botella de vino tinto o rosado
  • 1 taza de jugo de naranja
  • 4 rodajas de limón
  • 4 rodajas de naranja
  • 1/2 taza de frutas finamente picadas
  • 4 cucharadas de azúcar
  • Agua de soda (la suficiente para completar 1.5 litros de refresco)
  • Cubitos de hielo

1. Lave las naranjas y el limón y seque perfectamente.

2. Exprima las naranjas necesarias para completar 1 taza de jugo.

3. Corte media naranja en 4 rodajas delgadas (de aproximadamente 1 cm de grueso cada una), y saque del limón otras 4 rodajas del mismo grueso que las de naranja.

4. Eche el jugo de naranja y las rodajas de limón y de naranja en una jarra de vidrio que tenga capacidad de 2 litros.

5. Pele las frutas que vaya a utilizar para la sangría y después córtelas en pedazos pequeños. Agréguelas al jugo de naranja y a las rodajas de naranja y de limón que tiene en la jarra.

6. Añada entonces el vino y el azúcar, y revuelva hasta que se disuelva el azúcar. Por último, agregue el agua de soda y unos cubitos de hielo.