• 10 chiles rojos, frescos
  • 1 cebolla grande
  • 4 dientes de ajo
  • 2 centímetros de jengibre fresco
  • 2 tallos de té limón, rebanado o la cáscara de 1/2 limón
  • 6 raíces de cilantro
  • 1 cucharada de semillas de cilantro
  • 2 cucharaditas de comino, molido
  • 2 cucharaditas de pasta de camarón (opcional)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta blanca molida

1. Quite los rabos de los chiles y descártelos.

2. Lave y seque los chiles, la cebolla, el jengibre, los tallos de té limón o el limón y el cilantro.

3. Pique la cebolla y el ajo.

4. Pele el jengibre y píquelo.

5. Si va a usar limón, en vez de té limón, quítele la cáscara.

6. Muela las semillas de cilantro.

7. En el procesador o en la licuadora, muela juntos todos los ingredientes, hasta que se forme una pasta homogénea.