• 1 paquete de 12 crepas, ya preparadas
  • 1/4 de barra de mantequilla
  • 1/2 taza de cajeta
  • 1/4 de taza de nueces picadas

1. Caliente el horno a 200° C (390° F).

2. Saque las crepas del paquete, extiéndalas sobre la mesa de la cocina y ponga encima de cada una, un trocito de mantequilla.

3. Doble con mucho cuidado cada crepa en cuatro, como abanico.

4. Con la mantequilla que sobró, engrase dos moldes rectangulares de vidrio refractario y coloque en ellos, sin encimarlas, las crepas dobladas.

5. En una cacerolita, caliente la cajeta con 2 cucharadas de agua y, cuando esté hirviendo, bañe con ella las crepas y espolvoréeles la nuez picada.

6. Meta las crepas en el horno a la hora de sentarse a la mesa; saque los moldes en el momento de servir el postre y llévelos a la mesa y apague el horno.