• 16 cucharadas rasas de café molido mediano
  • 1 taza de azúcar
  • Cubitos de hielo al gusto

1. En una cacerola ponga a calentar 2 litros de agua

2. Cuando empiece a hervir, retírela del fuego y añádale el café molido; deje que la infusión repose hasta que se enfríe.

3. Cuélela entonces a una jarra de vidrio, endúlcela con el azúcar, agréguele los cubitos de hielo y guárdela en el refrigerador o sirva de inmediato.