• 1 1/2 tazas de arroz
  • Sal
  • 1 chorizo pequeño
  • 1 pimiento verde
  • 1 tira de tocino
  • 12 camaroncitos de pacotilla
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de aceite
  • 4 rabos de cebollitas de Cambray
  • Salsa de soya

1. Lave el arroz con agua fría; escúrralo bien. En una cacerola, ponga a hervir 3 tazas de agua y eche en ella el arroz con 1 cucharadita de sal. Tape la cacerola y deje que el arroz se cueza a fuego medio hasta que esté blando, pero entero, y se haya consumido el agua.
2. Mientras tanto, corte en pedacitos el chorizo, el pimiento, la tira de tocino y los camarones. Lave los rabos de las cebollitas Cambray y córtelos en rebanadas muy delgadas. Bata los huevos y póngales un poco de sal.
3. En un sartén ponga a calentar la mitad del aceite y fría los pedacitos de tocino hasta que se doren; escúrralos bien y écheselos al arroz pero sin revolverlos. Después sancoche en ese aceite los pedacitos de pimiento y los de chorizo y échelos, también sin revolverlos, en el arroz, junto con el aceite en que se frieron. Ponga a calentar en el sartén el aceite restante y haga una torta con los huevos. Corte la torta de arroz en pedacitos y écheselos al arroz.
4. Revuelva el arroz con todo lo que le echó, más los pedazos de camarón y las rebanaditas de los rabos de las cebollitas. Mantenga caliente el arroz hasta que lo lleve a la mesa, acompañado de la salsa de soya.