• 1 k de champiñones frescos (puede usar de lata o congelados)
  • 2/3 de taza de aceite de oliva o el de su gusto
  • 1 taza de cebolla blanca en rebanadas de mediano grosor
  • 5 dientes de ajo picaditos
  • 2 chiles guajillos cortados en rodajas del mismo grosor de la cebolla, con sus tijeras de cocina
  • Sal de grano

1. Ponga a calentar el aceite en un sartén grande.

2. Acitrone la cebolla (freír hasta que esté transparente) y al punto retirarla y ponerla en un plato.

3. En el mismo aceite fría los ajos y retírelos cuando estén doraditos.

4. Ponga a freír ahora las tiras de chile, ya que estén tostaditas, pero sin quemar y el aceite se haya tornado de color rojizo, incorpore los champiñones, la cebolla y el ajo, deje que los champiñones se sazonen agregando la sal, por unos 10 minutos.