• 350 g de pasta de hojaldre
  • 4 manojos de espinacas
  • 1/4 de cebolla finamente picada
  • 1/2 barrita de mantequilla
  • 2 huevos cocidos
  • 4 huevos
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida
  • Sal

1. Corte el rabo a las espinacas, lávelas perfectamente con agua fría y póngalas a cocer por unos cuantos minutos y con poca agua.

2. Mientras se cuecen las espinacas, pique la cebolla y ponga a cocer 2 huevos. En un tazón grandecito, bata los otros 4 huevos y agrégueles pimienta y sal al gusto.

3. Una vez cocidas las espinacas, páselas a un colador grande para que escurran toda el agua posible. Hágalas bolita y apriételas para que queden bien exprimidas.

4. Pique las espinacas y reserve.

5. En una cacerola ponga a derretir la mantequilla y agregue la cebolla, cuando esté sancochada vierta las espinacas y revuelva para que se mezclen bien con la cebolla y se sequen pronto.

6. Aparte la cacerola del fuego y eche el sofrito de espinacas y cebolla a los huevos batidos; revuelva todo muy bien.

7. Pele los huevos cocidos y córtelos en gajos. Engrase con un poquito de aceite un molde para pay de 20 cm de diámetro. Prenda el horno a 200° C (390° F).

8. Espolvoree harina sobre la mesa de la cocina y con el rodillo estire la mitad de la pasta de hojaldre hasta formar un círculo de unos 25 cm de diámetro.

9. Forre con ese círculo de pasta el molde para pay, vacíe en él la mezcla de espinacas con huevo y coloque encima los gajos de huevo duro bien repartidos.

10. Estire la otra mitad de pasta exactamente como la primera, y cubra con ella el pay. Barnice la tapa con un poco de leche -para que al hornearse dore bien y se abrillante- hágale algunos cortecitos con un cuchillo para que salga bien el vapor y meta el pay al horno por 30 minutos, hasta que vea que la tapa de hojaldre se esponja y dora.