• 6 jitomates grandecitos, muy rojos
  • 1 cucharadita de aceite
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de perejil finamente picado
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 6 cucharaditas de pan molido
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal

1. Lave rápidamente los jitomates con agua fría, séquelos y córtelos por la mitad, por el centro; con una cucharita quíteles una buena parte de las semillas.

2. Engrase ligeramente con el aceite un molde rectangular de vidrio refractario, y coloque en él, bien repartidas, las 12 mitades de jitomates, con la parte cortada hacia arriba.

3. Prenda el horno a 150° C (300° F).

4. En el molcajete, o en el mortero, muela los dientes de ajo y, una vez molidos, añádales la sal, el perejil picado, la pimienta, el pan molido y el aceite de oliva.

5. Mezcle todo ello perfectamente hasta que se forme una especie de pasta. Cubra con esa pasta las mitades de jitomate.

6. Meta el molde en el horno y deje que los jitomates se asen durante unos 20 o 25 minutos. Llévelos a la mesa recién salidos del horno, en el mismo molde en que se hornearon.