• 1 manojo grande de espinacas
  • 1/4 de litro de crema espesa
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • Una pizca de pimienta negra molida

1. Lave las espinacas (puede usar de las prelavadas) bajo el chorro del agua fría, escúrralas y córtelas en pedazos de unos 2 cm. Ponga a hervir en una cacerola 3 tazas de agua y, cuando empiece a hervir, eche en ellas las espinacas y deje que se cuezan unos 10 minutos. Escurra las espinacas en un colador y con una cuchara presiónelas para sacarle todo el agua posible. Páselas a una cacerolita y agrégueles la crema, la sal y la pimienta, mezcle ligeramente.
Nota. Si usa de las prelavadas el tiempo de preparación disminuirá.