• 1/2 kg de brócoli
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • Para el aderezo:
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vinagre de vino
  • Una pizca de pimienta negra molida
  • Sal

1. Lave perfectamente el brócoli en agua fría, quítele las hojas que le queden.

2. Divida el brócoli en ramitos y corte el extremo del tallo de cada rabito. Si siente que la piel de los tallos está un poquito dura, quítesela.

3. Ponga a hervir en una cacerola 1 1/2 litros de agua y cuando esté hirviendo eche el brócoli; déjelo hervir unos 10 minutos o hasta que sienta tiernos los tallos.

4. Sáquelo del agua, póngalo con cuidado en un colador y deje que se enfríe un poco.

5. Eche en un frasco el aceite, el vinagre, la pimienta y la sal; tape el frasco y agítelo enérgicamente para que se mezclen perfectamente todos los ingredientes.

6. Coloque el brócoli en una ensaladera y báñelo con el aderezo. Si no va servir la ensalada inmendiatamente, guárdela en el refrigerador hasta el momento de llevarla a la mesa.