• 1 bola de ternera, chica
  • 50 g de almendras
  • 1 vaso de vino blanco, seco
  • 5 cucharadas de aceite
  • 1/4 de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 jitomates grandes
  • 3 ramas de perejil
  • 1 cucharada de consomé de pollo granulado
  • 1/8 de cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/8 de cucharadita de nuez moscada molida

1. Corte la bola de ternera en pedazos medianos.

2. Ponga a calentar el aceite en la olla de presión y dore ligeramente la ternera.

3. Mientras tanto, hierva las almendras en una taza de agua hasta que se les pueda separar la piel; después pélelas.

4. Licue juntos el jitomate, la cebolla, el diente de ajo y las hojas de las ramas de perejil.

5. Cuando la ternera esté doradita, agréguele el licuado de jitomate y deje que se sazone.

6. Licue las almendras con el vaso y vino y agréguelo a la ternera, junto con el consomé de pollo, la pimienta, la nuez moscada y 1 taza de agua.

7. Revuelva todos los ingredientes y pruébelos para rectificar el sazón. Cierre la olla de presión y deje que la ternera se cueza a presión durante unos 20 minutos.

8. Al cabo de ese tiempo, enfríe la olla bajo el chorro del agua fría y destápela. Si el guiso está demasiado caldoso, póngalo a cocer en la misma olla, pero destapada, para que el líquido se consuma un poco.

9. Sirva este platillo muy caliente en un platón, rodeado de arroz blanco.