• 1/2 kg de espinazo de puerco, en trozos
  • 1/2 kg de maciza de puerco, en trozos
  • 1/2 kg de tomates verdes
  • 1 cebolla mediana
  • 5 dientes de ajo
  • 4 chiles verdes
  • 3 ramas de cilantro
  • 3 ramas de perejil
  • 2 ramas de epazote
  • 3 cucharadas de aceite
  • 1 kg de verdolagas muy limpias
  • Sal

1. Ponga a cocer la carne en olla de presión, con una taza de agua, 2 dientes de ajo, 1/2 cebolla y sal. Deje que todo ello se cueza durante 25 minutos.

2. Mientras tanto, en una cacerolita con 1 1/2 tazas de agua, ponga a cocer los tomates verdes, la cebolla y los ajos restantes, los chiles verdes, el cilantro, el perejil y el epazote.

3. Cuando estén muy bien cocidos, lícuelos y reserve el agua en la que se cocieron los tomates verdes y demás ingredientes.

4. Quíteles a las verdolagas los tallos más gruesos y duros y cuézalas en 1 litro de agua con 1/2 cucharadita de sal.

5. Caliente el aceite en un sartén y agregue la salsita que hizo de tomates verdes, colada o sin colar según sea su preferencia y deje sazonar, agregue entonces el agua de cocción de los tomates que reservo.

6. Enfríe la olla de presión bajo el chorro del agua fría, ábrala y pase la carne a la salsa, cuele el caldo en el que se coció la carne y écheselo al guiso.

7. Deje que éste se cueza hasta que la salsa se consuma un poco; pruebe el guisado y añada sal si es necesario.