• 6 pimientos verdes, grandes y lisos
  • 1/4 de kg de carne de puerco molida
  • 1/4 de taza de aceite
  • 2 jitomates grandes, maduros
  • 1/4 de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de perejil finamente picado
  • 6 aceitunas grandes
  • 10 alcaparras
  • 1/2 taza de almendras
  • 1 cucharadita de consomé de res granulado
  • 150 gr de queso tipo manchego o asadero, rallado

1. Ase los pimientos en un par de comales (3 en cada comal) y póngalos a sudar en una bolsa de plástico bien cerrada.

2. Mientras sudan los pimientos, corte en pedazos pequeños los jitomates y la cebolla, y lícuelos junto con los dientes de ajo y reserve.

3. Ponga a cocer en poca agua las almendras durante unos 5 minutos y después pélelas y píquelas.

4. Deshuese de ser necesario las aceitunas y píquelas. Lave y pique finamente el perejil.

5. Caliente el aceite en una cacerola y fría la carne de puerco hasta que ya no suelte jugo y se seque. Añádale el jitomate, cebolla y ajo licuados, que tiene reservado y deje que se fría y también casi se seque.

6. Agregue las aceitunas picadas, las alcaparras, las almendras, el perejil y el consomé, y deje que el picadillo se sazone, moviéndolo de vez en cuando, durante unos 5 minutos. Apártelo del fuego.

7. Pele los pimientos bajo el chorro del agua fría. Quíteles el rabo y el bultito donde van las semillas, ayudándose con unas tijeras para no rasgar los pimientos.

8. Prenda el horno a 200° C (390° F).

9. Engrase con aceite o con un pedacito de mantequilla un molde cuadrado de vidrio refractario.

10. Rellene los pimientos con el picadillo hasta que queden copeteados, y acomódelos en el molde unos junto a los otros.

11. Después cúbralos con el queso rallado y métalos en el horno, deje que se horneen hasta que el queso se derrita y se dore ligeramente, aproximadamente por 15 minutos.