• 1 pierna de puerco cruda de 5-6 kilos
  • 4 chiles anchos
  • 4 chiles guajillos
  • 4 chiles puya
  • 1/4 de taza de vinagre
  • 1 taza de vino blanco (puede sustituir con cerveza y en caso de no querer alcohol, puede usar cerveza sin alcohol)
  • 1 cebolla chica
  • 6 dientes de ajo
  • 6 clavos de olor
  • 2 cucharadas soperas de manteca
  • 1 manojito de hierbas de olor
  • Consomé de pollo al gusto
  • Sal y pimienta

1. Lave la pierna y séquela, colóquela en una olla grande o en una pavera y reserve.

2. Licue los ajos, sal, pimienta, los clavos, el consomé, la cebolla, las hierbas de olor y 3/4 de taza de vino blanco.

3. Bañe la pierna con la mezcla anterior y déjela marinando durante toda la noche dentro del refrigerador.

4. Tueste, desvene y remoje los chiles, por 10 minutos y reserve. En tanto se remojan los chiles inyecte la pierna con el 1/4 de taza de vino restante.

5. Muela los chiles con el vinagre y con el agua en la que los remojó.

6. Saque la pierna del recipiente sin desechar el jugo que ha soltado del reposo y unte la pierna con manteca y con una parte de la salsa de chile, haga incisiones para que la salsa penetre dentro de la pierna. Reserve.

7. Precaliente el horno a 180° C.

8. Engrase ligeramente una charola para hornear y coloque allí la pierna, cúbrala con papel aluminio y métala al horno.

9. Mezcle el sobrante de salsa de chile con el jugo que ha soltado la carne y que tiene reservado. Mientras se está horneando la carne, báñela de tanto en tanto con la mezcla anterior de chile y marinada, levantando el papel aluminio o tapa y tapando nuevamente.

10. El tiempo de horneado es de aproximadamente una hora por kg de peso de la pierna, aquí le proponemos una pierna de hasta 6 kilos. La pierna deberá quedar perfectamente cocida.