• 6 bistecs de hígado de ternera
  • El jugo de 1/2 limón grande
  • 2 cucharadas de harina
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida
  • Sal
  • 1 cebolla cortada en rodajas delgadas
  • 2 cucharadas de aceite

1. Ponga los bistecs de hígado en un tazón, báñelos con el jugo de limón y déjelos reposar unos 10 minutos.

2. Revuelva la harina con la pimienta y la sal.

3. Caliente en un sartén el aceite y fría bien las rebanadas de cebolla hasta que se doren, pero sin que lleguen a secarse. Sáquelas a un plato y reserve.

4. Enharine los bistecs de hígado y fríalos de uno en uno en el aceite que quedó después de freír la cebolla. Pase los bistec a un platón y cúbralos con la cebolla.

5. Sírvalos inmediatamente, mientras están calientes.